Los mejores lugares para ver los Tajinastes en Flor

La primavera es una época especialmente bonita en Tenerife. Aunque es cierto que nuestro archipiélago no destaca especialmente por el cambio paisajístico durante las diferentes estaciones, al llegar la primavera sí que se puede apreciar un cambio notorio en la flora de la isla. Debido a la impresionante floración de especies endémicas durante estos meses, son muchos los que deciden subir al Parque Nacional del Teide para deleitar su vista con semejante paisaje. Si eres de los que aprovecha este tipo de actividades para conocer gente nueva, te recomendamos que te inscribas a las caminatas organizadas por el Ayuntamiento de Vilaflor o la empresa de excursiones y actividades en la naturaleza ¿A dónde vamos hoy?

Si, por el contrario, prefieres disfrutar de la tranquilidad que ofrece la naturaleza a solas con tu cámara, te proponemos un sendero y tres miradores desde donde poder sacar increíbles fotos de tajinastes.

Sendero Chavao

Una estupenda opción para pasar una mañana agradable descubriendo y fotografiando la esencia canaria es realizar el sendero que parte desde el Museo Etnográfico Juan Évora. El museo consiste en una casa que se encuentra en el cruce de Boca Tauce, junto a la bifurcación de las carreteras TF-21 y TF-38, y que perteneció al último habitante de Las Cañadas que conservaba el modo de vida tradicional.

Puedes aprovechar para dejar el coche en el aparcamiento del museo, visitarlo y luego comenzar la ruta. Una cosa a tener en cuenta si dejas tu coche ahí es que el aparcamiento cierra a las 15:45, así que mejor ir temprano para no llevarse sorpresas. Tras adentrarte en el mundo del pastoreo y otras tradiciones canarias de las que informa este pequeño museo, toca empezar a caminar.

Desde el parking podrás ver el camino a seguir para llegar a la zona con más tajinastes y dejar volar tu imaginación fotografiándolos. El camino está bien marcado así que nuestra recomendación es que lo sigas hasta que ya tengas la foto que buscas, o, hasta que te duelan las piernas. Si vas muy temprano, es recomendable llevar algo de abrigo, además de una gorra, crema solar y algo de beber.

El trazado del sendero es prácticamente llano, lo que lo hace una buena opción para ir con niños y empezar a transmitirles el amor por la naturaleza y la fotografía. Durante la ruta, además de tajinastes, se podrá apreciar otra flora típica de las Cañadas como la retama, codeso, alhelí o escobón y curiosas formas geológicas, entre las que destacan los pequeños campos de lavas cordadas.

Juan Evora

Mirador Tabonal Negro

Este mirador se encuentra en la Ctra. TF-21, muy cerca del teleférico del Teide y desde él se puede apreciar un paisaje llano formado por un mar de lava. Su paisaje seco se aviva durante los meses de primavera con la floración de los tajinastes, ofreciéndole un toque de color. Su bella inflorescencia de flores rojo fuerte contrasta de forma espectacular con todo lo que lo rodea.

También merece la pena nombrar la fauna típica de este lugar. Como se podrá observar en el panel explicativo que se encuentra en el mirador, de entre todos los insectos que se pueden observar ahí, destaca la mantis religiosa. Es difícil verla, sobre todo por el día por sus costumbres nocturnas y por su poder de camuflaje, escondiéndose de los demás depredadores de la zona.

El mirador cuenta con un pequeño aparcamiento, pero al ser un lugar muy popular, es recomendable ir a horas menos transitadas.

Mirador de los Azulejos

Encontraremos este mirador situado en pleno Parque Nacional de Las Cañadas del Teide, concretamente en el punto kilométrico 47 de la Ctra. TF-21, a medio kilómetro del Parador. El Mirador de los Azulejos nos ofrece un gran abanico de paisajes debido a sus dos alturas, pudiendo observar desde él el llano de Ucanca desde una posición elevada, el Alto de Guajara, la pared de la Caldera o el Pico Viejo y el Teide.

Interpretar lo que ves a tu alrededor resulta bastante sencillo gracias a los paneles informativos que encontrarás en el mirador. Contienen información sobre los aspectos geológicos más destacados, además de la flora y fauna típica del lugar.

Si te estás preguntando por el peculiar nombre de este mirador, aquí encontrarás la respuesta. Su nombre tiene que ver con las distintas tonalidades del mundo volcánico que suelen ir asociados a las alteraciones hidrotermales conocidos como “azulejos”. Consisten en una especie de conductos por los que circulaban los gases volcánicos y aguas termales, provocando una coloración azul verdosa en algunas partes del entorno.

El mirador cuenta con un aparcamiento desde el que parte un pequeño sendero, perfecto para los que deseen adentrarse un poco más en el singular paisaje del lugar.

Mirador Llano de Ucanca

Como los anteriores miradores, este también se encuentra en la Ctra. TF-21 y está a pie de carretera. Lo que lo hace verdaderamente único son sus espectaculares vistas hacia el Teide y el Pico Viejo, además de la llanura al que le debe su nombre, el de Ucanca. Durante la primavera se suele producir una de las estampas más espectaculares, al no poder filtrar la llanura toda el agua caída durante los meses de lluvias, se forma una laguna en la que se puede ver reflejada el Teide.  Esto, rodeado de coloridos tajinastes, es digno de ver.

La vegetación típica del lugar consiste en plantas de alta montaña, acostumbradas a adaptarse a condiciones meteorológicas extremas. Destacan sobre todo las retamas y codesos. Los tajinastes en floración se dejan ver en los meses de primavera y verano, atrayendo a abejas que acuden a ellas a libar en sus flores.

Ahora que ya sabes dónde ir para ver los tajinastes en plena floración, tan solo tienes que preparar el material fotográfico, hacerte unos bocadillos y ¡a disfrutar!